¿QUÉ SON LOS JUEGOS DE ROL?

Posiblemente muchos conozcáis, al menos de oídas, lo que es un Juego de Rol. Algunos de nuestros alumnos nos han podido hablar de ellos haciendo referencia a juegos de videoconsolas, ordenadores o smartphones, aquellos en los cuales controlan un personaje que va mejorando sus características conforme avanza el juego. Puede también que algunos compañeros profesionales se refieran a ellos desde la terapia psicológica, suponiendo una herramienta de resolución de conflictos en la que el paciente interpreta una situación problemática o asume el papel de una persona de su entorno. Pues bien, aunque podamos encontrar elementos comunes a ambas fuentes, no son estos los Juegos de Rol a los que nos referimos en este artículo en concreto y en este blog en general.

¡Hace falta muy poco para jugar al rol!

Si tuviéramos que resumir qué es un Juego de Rol en una sola frase, diríamos que es como una obra de teatro en la que los personajes no conocen el guión de la misma. Es un juego interpretativo-narrativo en el que los jugadores asumirán un papel (un rol) con el que se desenvolverán en una historia diseñada por el Director de Juego (que en este caso será el Docente) a través de acciones y diálogos coherentes con su personaje. Aunque el Director de Juego diseñe la historia, el desarrollo de esta dependerá en gran medida de las decisiones de los jugadores a la hora de resolver los retos y conflictos planteados: el guión se crea conforme avanza la partida, siendo la imaginación y la creatividad las características más influyentes en dicho desarrollo.

¿POR QUÉ JUGAR AL ROL EN EL AULA?

Los juegos de rol son utilizados habitualmente de forma meramente lúdica, sin embargo son muchas las experiencias que los han empleado como herramienta didáctica, como un medio para el desarrollo de determinadas competencias que van desde lo más académico, como puede ser el abordaje de la Historia o la Biología (por ejemplo, competencias básicas en Ciencia y Tecnología), hasta otros más afectivo-sociales, como la educación ética y moral o la adquisición de habilidades sociales (como las competencias cívico-sociales, conciencia y expresiones culturales), como es mi caso profesional. La presencia de unas u otras dependerá, por un parte, de los contenidos curriculares que queramos desarrollar y, por otro, de las necesidades y características del alumnado, puesto que la realidad social y emocional de cada uno de ellos es particular y única.

Alumnado de Primaria jugando al rol

Son muchos los organismos que respalda el uso de los Juegos de Rol como herramienta psicoeducativa, desde que fueran creados en 1960 por el Sociólogo William Gamson para abordar, sobre todo, procesos de comunicación grupales. Algunos de ellos son el Ministerio de Educación y Ciencia, el Colegio de Psicólogos de Madrid o la UNESCO. De estos y otros estudios podemos señalar los siguientes beneficios asociados al empleo de los Juegos de Rol en programas psicoeducativos. Como podréis comprobar, todos ellos se refieren a alguno de los 7 índices de desarrollo por Competencias:

BENEFICIOS DE LOS JUEGOS DE ROL COMO HERRAMIENTA PSICOEDUCATIVA   • Atractivo para adolescentes (y también para niños) • Implican una ruptura con la dinámica habitual de las clases • Fomentan la motivación • Empleo de la imaginación, inteligencia, inventiva y la capacidad de improvisación • Estimula el aprendizaje, destreza y felicidad • Ejercita facultades que pueden estar coartadas u oprimidas por el entorno • Permiten acceder al conocimiento de forma significativa, útiles para memorizar, mejorar el empleo del cálculo mental • Promueven la lectura, enriquecen el vocabulario y el diálogo • Fomentan la tolerancia, la empatía y la socialización • Perspectiva lúdica, voluntaria, creativa • Promueven la construcción de nuevos significados, también la autoorganización del conocimiento e investigación, pensamiento crítico, atención a los pequeños detalles • Seguridad, autoestima, anima a aprender a aprender, libertad de movimientos y expresión, liberador de tensión • Permite trabajar en valores, conocer el patrimonio cultural e histórico, herramientas de gestión y resolución de conflictos, la educación para la salud, fomentar la autonomía moral a través de dilemas, modificación de problemas de conductas

Encontramos que la ciencia, especialmente desde el campo de la educación, respalda este método de enseñanza para determinadas competencias, para alumnos creativos y para docentes que busquen un cambio respecto a las enseñanzas escolares. La clave está en ofrecer unos juegos e historias orientados a objetivos justificados y estimulantes para el desarrollo del alumnado. Y es que no hay aprendizaje sin emoción, y el Rol está más que facultado para generar dicha emoción.

En próximos posts seguiremos profundizando en esta interesante herramienta ¡hasta la próxima!